Cómo identificar a un mal jefe

10 agosto 2017
Identificar un mal jefe

En el departamento de Recursos Humanos de cualquier empresa, saben que gestionar el compromiso y la motivación de los colaboradores para sacar lo mejor de cada uno es fundamental, una máxima que cobra mayor importancia para los emprendedores que se lanzan al mundo empresarial. Gestionar e identificar a los “malos” jefes a tiempo puede la diferencia entre el éxito o la desaparición de un proyecto.

¿Cómo son los jefes que destrozan los niveles de compromiso en las empresas? Esta pregunta es clave para identificar a los malos líderes, aquellos que ni quieren ni pueden aportar mejoras en los resultados de sus equipos. Pero señalarlos no es tarea fácil. Existen diferentes modelos y utilidades para encontrarlos en todas las organizaciones, el modelo Fourflags Engagement Model desarrollado por WATCH & ACT permite reconocer el nivel de compromiso de estos responsables para establecer las soluciones pertinentes para cada situación.

Pero, ¿cómo son estos antilíderes? Luis Fernando Rodríguez, CEO de WATCH & ACT, utiliza el Modelo Fourflags Express para definir, en cuatro bloques, los perfiles de esos jefes capaces de echar por tierra todo el compromiso de sus empleados con la empresa:

  1. Cómo hace vivir la empresa. En el primer bloque se aborda la valoración que los colaboradores tienen de la empresa y cómo el líder de ese equipo lo gestiona. Así, un mal jefe es aquel que hace creer a su plantilla:
  • Empresa sin sello (sin diferenciación)
  • Empresa sin pasión por mejorar.
  • Empresa en la que invertir en personas es un gasto.
  • Empresa con cultura individualista
  1. Cómo se le percibe como jefe directo. En este bloque se analiza la capacidad del jefe para convertirse en referencia y ejemplo para su equipo; la calidad para repartir las tareas y evaluar a sus colaboradores; y para poner objetivos adecuados. En este sentido, un mal jefe es aquel que:
  • No es referencia para sus colaboradores
  • No sabe ni pone buenos objetivos
  • No conoce a los profesionales de su equipo.
  1. Cómo hace que se viva el equipo. Este bloque se centra en averiguar cómo el directivo genera compromiso a través de la gestión del equipo. Para este análisis, WATCH & ACT estudia dos variables, la forma en la que el equipo acoge a las nuevas incorporaciones, y la evaluación que se hace de los logros y la mejora continua. De esta manera, un mal líder es aquel que:
  • No genera equipos, sólo grupos de personas.
  1. Cómo se perciben las tareas que se hacen en su departamento. En este bloque se pone en el centro la pericia del directivo para generar compromiso a través de la gestión de las tareas que los profesionales desempeñan en su jornada cotidiana. Así, un mal jefe es aquel que provoca entre sus colaboradores:
  • Que lo que hacen no tiene un porqué
  • Que no se hace lo que se debería hacer
  • Que lo que se realiza no aporta valor

Si lo quisiéramos resumir en un gráfico resaltando los 10 puntos clave que definen a un antilíder, tendríamos:

Identificar un mal jefe

Más artículos interesantes:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.