Los consejos para triunfar como emprendedor bajo una filosofía ‘slow’

2 abril 2019

Vivimos a toda velocidad en un mundo de estrés y ritmo descontrolado. La hiperconectividad convierte el día a día en una sucesión frenética de información, de horas de trabajo, de intentos de estar presente en todo momento, de necesidad de llenar el poco tiempo libre que resta y que no sabemos pasar en silencio con nosotros mismos o con los más allegados sin pensar en nada más.

Los negocios se resienten, aunque parezca lo contrario, de este modelo. Esta intensidad exaltada es un mal que no se comenta en las empresas, centradas en el “más y más”, en la rapidez, en economizar sin importar en ocasiones a qué o a quién se perjudique. Según Primitivo Roig, emprendedor pionero que ha aplicado el movimiento ‘slow’ a la empresa, debería ser todo lo contrario: “Menos es más”, y el modelo actual no nos hace ser más eficientes ni, por supuesto, más felices.

El tiempo es clave. Los ejemplos cocinados “a fuego lento” empiezan a surgir como alternativa a otros “explosivos”, seguidos por infinidad de  emprendedores que son (o han creído que debían ser) atletas en una carrera contrarreloj. Ahí están las cifras de perdurabilidad de muchas “startups” que empiezan con fuerza y decaen al cabo de poco.

Educación, gastronomía, turismo, moda, belleza… Son muchos ya los sectores que no quieren formar parte de esa maratón que parece que se nos impone y que empiezan a aferrarse al conocido como “Movimiento Slow”. Según Roig, pionero en hacerlo en el campo de la odontología y la gestión de empresa, estos son algunos consejos para buscar el éxito desde la calma, la excelencia y el servicio en pos de la eficiencia y de otra forma de trabajo:

APAGA LA PANTALLA

Nadie debería esperar que respondas a un correo o una llamada a partir de cierta hora de la tarde. Marca tu jornada laboral, aunque creas que no la tienes. Permítete unas horas de desconexión al final del día, cocina, lee, escucha música, ve al teatro…Uno es más productivo cuando se da esos momentos de disfrute.

PRIMA EL CONTACTO HUMANO

Que la tecnología no te absorba, por muchas ventajas que tenga. Promueve las relaciones interpersonales, queda, reúnete, habla con tu proveedor cara a cara, con tu cliente, con tu socio, con tu compañero. No pierdas el vínculo emocional por ahorrar tiempo con un e mail. Escuchar y conversar es clave para tu crecimiento en todos los sentidos y para que tu servicio sea excelente y recomendado.

TU CLIENTE COMO PROTAGONISTA

Parece obvio, pero no lo es tanto. Motiva, transmite y atiéndele. El cliente como centro de todo es la mejor estrategia.

TRABAJA CON ORDEN

Planifica para alcanzar calidad versus cantidad. Delega, forma equipo y busca de esa manera la buena gestión, el orden y el control. Te ahorrarás despilfarros, podrás invertir en otras cosas realmente importantes y optimizarás todo lo que tienes para dar mejores prestaciones.

COOPERA, ADEMÁS DE COMPETIR

Observa, busca compañías similares, asóciate… Un grupo siempre es más fuerte que el
individuo y la competencia siempre beneficiará a tu sector. ¡Todos ganáis!

SÉ TORTUGA PARA GANAR A LA LIEBRE

La mayoría de las veces, ir demasiado rápido supone perder la carrera. La prisa lleva a
tropezar, a errores que te harán tener que empezar de nuevo, alargando el proceso,
incurriendo en más obstáculos de los previstos. Ve despacio, cuida el detalle y estarás (y
estarán) más satisfechos con un trabajo mejor.

COMUNICA

Lo que no se comunica no existe. No solo hace falta ser bueno. Hay que creérselo y
contarlo. Cuenta lo que te hace único, siempre desde la honestidad. Invierte en esta
partida que a menudo se relega. Es básica.

HUMANIZA TU MARCA

Trasciende el logo y la campaña de laboratorio. Rodéate de buenos profesionales y
busca el vínculo persona-persona, lo emocional. Implica a todos los que forman tu
empresa y llegarás a quien quieras.

TU FIN NO ES VENDER

Es dar el mejor servicio. Antes, durante y después. Solo así conseguirás el beneficio no
una, si no muchas veces.

¡SONRÍE!

Está demostrado que sonreír influye positivamente en el bienestar de las personas. La
revista Psychological Science demostró que la sonrisa puede alargar la vida con un
estudio en el que las personas que no sonríen tuvieron un promedio de 75 años de vida
mientras que los más risueños vivieron una media de 80 años. Asimismo, Clínicas W
revela en su último estudio de Salud Bucodental que el 77% de los menores de 30 años
cree que una sonrisa poco atractiva afecta en su éxito profesional.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.