Nace el co-growing para la conciliación familiar

21 septiembre 2018
Mandarina Garden, espacio de co-growing

La dificultad para llevar a la práctica la conciliación familiar y laboral es un factor de estrés especialmente para familias con niños pequeños. Una emprendedora alicantina ha creado un espacio colaborativo donde trabajar, compartir conocimiento y educar de forma simultánea. 

En Mandarina Garden tanto pequeños como adultos practican el ocio educativo y el trabajo creativo desde la realidad de cada familia. Con flexibilidad horaria, el teletrabajo se plantea así como una solución productiva y motivadora.

La tendencia hacia la consolidación de nuevos modelos laborales como el teletrabajo o la normalización de aquellas actividades asociadas a los freelance sugiere un progresivo acomodo de las empresas a planteamientos de colaboración más flexibles. Este hecho está permitiendo a nuestra sociedad una asignatura que lleva demasiado tiempo pendiente: la conciliación familiar y laboral.

Pese a esta paulatina entrada de la conciliación en los planes de responsabilidad empresarial de ciertas compañías, que comprenden su valor a la hora de atraer y retener talento, datos extraídos del primer Barómetro de la Conciliación en España apuntan que la valoración social del estado de la conciliación ha disminuido con respecto a niveles anteriores a la crisis.

La concienciación generalizada con esta problemática lleva a un número creciente de emprendedores a interesarse por buscar soluciones a la misma. A identificar las nuevas necesidades de conciliación derivadas de estos nuevos perfiles laborales. Como consecuencia, cada vez son más los proyectos nacidos con ella como centro o, al menos, como factor importante e ineludible dentro del modelo general del negocio. Son iniciativas que, tomando como base conceptos como “flexibilidad” o “adaptabilidad” plantean servicios versátiles que faciliten a profesionales con hijos el desarrollo de sus actividades. La palabra clave es co- growing. Un neologismo que busca definir esa nueva clase de alternativas capaces de compatibilizar el ocio de los niños con las necesidades profesionales de los padres.

Madre y profesional: resolviendo una necesidad

“Mandarina Garden” es uno de ellos. Este centro de ocio infantil experiencial nació en por iniciativa de Ana Calvo, madre y profesional que buscaba un espacio donde compatibilizar el ejercicio de su actividad como procuradora con la crianza de sus mellizas recién nacidas.

“El espacio nació inspirado en los propios niños. En su fantasía, su ingenio y su capacidad para sorprender. Buscaba crear un lugar de ocio que les divirtiera y les estimulara respetándoles y teniendo en cuenta sus capacidades. Algo opuesto a eso tan feo de “aparcar a los niños”. La mejor manera de hacerlo fue pensando en cómo ese primer Mandarina Garden podía resultar igual de atractivo y práctico para los padres, que siempre debían entrar dentro de la ecuación”, recuerda la propia Ana Calvo.

La oferta de “Mandarina Garden” ha ido creciendo y evolucionando a medida que los usuarios han ido aportando feedback durante estos años. Hoy, el espacio ofrece un slow café para padres, además de actividades diarias (talleres, Mañanas Montessori, etc.) e iniciativas estructuradas en torno a períodos donde los padres pueden encontrar dificultades para la conciliación: verano, Navidad, Vuelta al Cole, Semana Santa, etc.

Espacios prácticos para trabajar

Elena, una de las habituales de “Mandarina Garden”, aporta su punto de vista: “Incluso siendo freelance, no resulta nada fácil encontrar espacios que de verdad resulten prácticos a la hora de desarrollar una profesión. Además de las prestaciones técnicas mínimas, en la mayor parte de sitios echas de menos un ambiente específico compatible con las tareas que necesitas llevar a cabo. Aquí los niños tienen su espacio y, los padres si queremos tenemos el nuestro.”

Precisamente son los padres los que han ido ganando protagonismo dentro de Mandarina Garden. En su “Escuela de Padres”, los asistentes participan en charlas y talleres que aportan claves en materias como nutrición, lactancia, desarrollo emocional, rabietas, etc.

Ana Calvo hace balance de estos “años Mandarina”: “Hemos evolucionado de manera natural con la sociedad, los niños y sus familias. Ahora somos más que un centro de ocio infantil. Nos hemos convertido en un punto de encuentro para padres y madres que sienten la necesidad de compartir experiencias de tú a tú y vivir la crianza de una manera más llevadera sin renunciar a su vida. Sentir de primera mano su cariño y su agradecimiento me deja claro que las iniciativas de este tipo no solo son atractivas. Son necesarias”.

Hoy, Mandarina Garden ya está presente en ciudades como Alicante, Albacete, Barakaldo, Girona, Málaga y Murcia.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.