Madrid, ecosistema perfecto para el emprendimiento

22 noviembre 2019

"Madrid es el ecosistema perfecto para el emprendimiento", destacó María Luisa Castaño, directora general de Investigación e Innovación Tecnológica de la Comunidad de Madrid, en el transcurso del evento en el que Professional Women's Network Madrid presentó su proyecto M+50 Emprende, con la colaboración de Wayra, el hub de innovación abierta de Telefónica, y 50PRO.

La jornada ‘Claves del emprendimiento senior: innovación, tecnología y nuevas tendencias’ se celebró en la sede de Wayra, el pasado martes 19 de noviembre, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer Emprendedora.

Durante la apertura del acto, Raquel Cabezudo, presidenta de PWN Madrid, explicó que, con el Proyecto M+50 Emprende, “queremos aumentar las capacidades de las mujeres para estar en disposición de afrontar retos nuevos”, ya que el objetivo del mismo es “fomentar la empleabilidad de las mujeres de más de 50 años”. Además, la iniciativa cuenta con el apoyo de la reina Letizia, la cofinanciación del Fondo Social Europeo y la colaboración de la Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid.

El motivo que ha llevado a la asociación a poner en marcha este proyecto es, en palabras de Cabezudo, que “hay 112.000 mujeres profesionales con alta formación, en la franja de 45 a 54 años, en el paro, cifra muy superior a la de los hombres”. Por ello, PWN Madrid apoya el emprendimiento también “como una de las vías que potencia el negocio”, subrayó su presidenta. “Dentro del Proyecto M+50 Emprende existen distintas actividades que vamos a realizar para la concienciación, como talleres que faciliten el emprendimiento o la creación de un ecosistema y una red de mujeres para que se apoyen, porque los hombres se apoyan muchísimo y las mujeres no contamos con esa red de apoyo”, detalló.

Por otro lado, Blanca Drake, directora de Estrategia, Operaciones y Marca de Innovación Abierta de Telefónica, que acompañó a Cabezudo durante la inauguración del evento, señaló que, “de nuestro portfolio actual, el 21% de las startups están lideradas por mujeres. La diversidad importa, la diversidad suma, y los números lo demuestran: el ratio de supervivencia de las startups lideradas por mujeres es un 5% superior al de las que están exclusivamente lideradas por hombres”.

En la jornada participó, asimismo, con la ponencia inaugural, María Luisa Castaño, directora general de Investigación e Innovación Tecnológica de la Comunidad de Madrid, quien explicó, además de su caso personal, en el que “la capacidad de adaptación ha sido una constante a lo largo de mi vida”, la labor de la Comunidad de Madrid para apoyar el emprendimiento general. En este sentido, consideró que “Madrid es el ecosistema perfecto para el emprendimiento”. A lo que añadió que “mi cometido es hacer que la Comunidad de Madrid sea un lugar atractivo para atraer y retener el talento como motor económico”, porque, enfatizó, “una sociedad no puede perderse el 50% del talento”.

Otro aspecto que Castaño consideró fundamental fue el papel de las pymes como motor económico en España y en Europa. “Aunque lo que nos diferencia es que en Europa todo es mucho más equilibrado entre grandes empresas y pymes. En España hay mucho autoempleo y muchas empresas que no llegan a desarrollarse. El aprendizaje es esencial, el avance de la tecnología es extraordinario y no todo el mundo puede ir a esta velocidad, cosa que las pymes, por tamaño, sí”.

Por último, y para cerrar esta jornada dedicada al emprendimiento femenino senior, se celebró una mesa redonda en la que debatieron Pilar Troncoso, fundadora y vicepresidente senior de Nodalblock; Ana Pérez, cofounder de Canard Drones; Luisa Rubio, responsable de Desarrollo de Negocio de Wayra España; Carlos Molina, presidente y fundador de 50PRO; y Ernesto Muñoz, socio y responsable de Desarrollo de Negocio de Fellow Founders. Fue moderada por Miren Polo de Lara, secretaria general de PWN Madrid. En ella se afrontaron todas las vertientes del emprendimiento, desde la forma de hacerlo hasta los apoyos que se pueden recibir, dónde encontrar ayuda o las principales diferencias entre el femenino y el masculino, entre otras cuestiones.

Comenzó Carlos Molina dejando claro desde el primer momento que “alguien que no está dispuesto a correr riesgos no vale para emprender”, por lo que “conocerse a sí mismo” es una de las claves para afrontar el emprendimiento. En este sentido, desde su experiencia como entrenador de futuros emprendedores, compartió que “hay más mujeres que participan en estos cursos, les cuesta más tiempo montar el proyecto y arrancarlo, pero el éxito es mayor”. Un triunfo cuyas bases fundamentales son la “prudencia, experiencia y contactos”.

Luisa Rubio puso especial énfasis en la necesidad de promocionar la formación STEAM desde las etapas más tempranas de la formación, porque es importante “acercarnos a las niñas, colegios y universidades para que tengan el emprendimiento interiorizado”. De hecho, subrayó que “necesitamos referentes de mujeres que hayan emprendido para que niñas y otras mujeres las tengan como modelo”. Sin olvidar que todos los proyectos que se emprendan “deben tener un encaje dentro del negocio de la compañía, se deben buscar inversores que puedan ofrecer un retorno”.

Desde el punto de vista de un inversor, y tras señalar que lo más importante después de validar un proyecto de emprendimiento es buscar inversión, Ernesto Muñoz dijo que “con la edad es más fácil ganar confianza y credibilidad, porque la experiencia y expertise previo son medidas de garantía”. Igualmente, apuntó que “existen ayudas en la parte de I+D+i”, pero consideró necesaria una mayor implicación de la inversión privada, para lo que recomendó como una buena solución una “fiscalidad más flexible y generosa”. Y puso el ejemplo de Reino Unido, donde “al inversor le ayudan a afrontar las pérdidas”.

Pilar Troncoso se centró en su trayectoria internacional para resaltar que “en España se necesita mucho pulmón financiero, porque hay que pasar muchas etapas en el proceso, hecho que en Estados Unidos no sucede, allí va todo más rápido”. Del mismo modo, secundó la postura de otros compañeros de mesa en el sentido de que “para innovar hay que crear cosas que supongan una novedad y que impacten en la cuenta de resultados del cliente”.

Ana Pérez, desde su experiencia como emprendedora, señaló que “los emprendedores no somos valientes, creo que somos más temerarios y muy curiosos”. También destacó que “cuando trabajas en una empresa hay mucha burocracia, en una startup tienes un campo muy grande para probar”. Y recomendó a quienes quieran emprender “estar en redes de mujeres, estar conectadas”, algo que no era posible “cuando yo quería emprender, no había ese ecosistema”, respaldando una idea que ya había lanzado la presidenta de PWN Madrid al inicio de la jornada.

Precisamente, Raquel Cabezudo cerró el evento refiriéndose a las nuevas iniciativas que va a desarrollar PWN Madrid con el objetivo de aumentar el desarrollo profesional de las profesionales de más de 50 años: “En 2020, seguiremos trabajando en el Proyecto M+50 con nuevas iniciativas que pronto daremos a conocer”. Y, por último, recalcó la importancia de contar con apoyos corporativos que promuevan el talento senior.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Email and Name is required.