¿Necesito un seguro para emprender un negocio?

13 agosto 2021

Montar un negocio implica enfrentarse a numerosos gastos, tanto que en las primeras etapas de vida una vez iniciada la actividad emprendedora, es muy posible que no se acumulen beneficios netos y que los ingresos no logren amortizar la inversión realizada.

En este apartado de inversiones juegan un papel muy importante los seguros, pólizas que todavía mucha gente cree que son un gasto inasumible y eliminable. Sin embargo, la realidad es otra muy distinta, pues algunos de estos seguros son obligatorios para iniciar la actividad empresarial y otros son altamente recomendables, pues es una forma de mantener un colchón económico en caso de que suceda alguna incidencia.

¿Qué seguros son obligatorios en el ámbito empresarial?

Las empresas solo están obligadas a contratar un seguro, uno que ofrezca protección a sus trabajadores. Después existen pólizas que hay que contratar, o no, según la actividad empresarial.

El seguro de accidentes es obligatorio para todas aquellas empresas con trabajadores a su cargo si así lo determina el convenio sectorial. Esta póliza ofrece cobertura de apoyo al trabajador en caso de fallecimiento o invalidez por causas laborales. Son los propios convenios sectoriales los que señalan los extras que debe cubrir este seguro, así como las cantidades a percibir en caso de recibir una indemnización.

A este seguro de accidentes se suma el de responsabilidad civil general, que sirve para cubrir a la empresa en caso de que esta provoque algún daño a terceras personas. No es un seguro obligatorio para todas las organizaciones, pero sí en determinados colectivos y empresas. Un bar, un gimnasio, una empresa de fontanería, una compañía de teatro… son ejemplos de empresas que sí tienen que contratar este seguro.

Este es junto al de accidentes el seguro necesario para emprender un negocio, pero pueden existir también opciones extra, como la responsabilidad civil profesional, que cubre situaciones similares a los procesos anteriores pero incidiendo en los daños que se causen con el desarrollo de la actividad de manera directa. Los médicos, por ejemplo, han de contar con una cobertura de este tipo.

Un seguro extra que es obligatorio en función de la empresa es el de vehículos. De este modo, si se cuenta con un vehículo de empresa, este ha de estar asegurado, como cualquier otro vehículo, con una póliza que cubra al menos la responsabilidad civil obligatoria, el seguro a terceros. Pero es aconsejable añadir más coberturas: posible accidente del conductor y asistencia en carretera.

Los seguros específicos y los recomendables

A los anteriores se suman pólizas específicas que varían en función del sector de actividad. Así, las empresas de transporte y mensajería están obligadas a asegurar el material que desplazan de un lugar a otro.

En el ámbito industrial, debido a su condicionante como sector secundario, también es obligatorio acudir a seguros específicos en función del tratamiento de determinados materiales, los riesgos que se ponen en juego con el propio desempeño del trabajo y los requisitos que impone la ley.

En este ámbito es apropiado hablar también de los seguros de exportación, que son contratados por muchas empresas que desempeñan su actividad enviando mercancías a otros países. Cubren posibles daños asociados a estos procesos. Junto a ellos destacan los seguros de crédito y de cambio de divisas.

Por otra parte encontramos los seguros que no son obligatorios pero sí muy recomendables. En la responsabilidad civil se distinguen responsabilidad civil patronal, de productos y de explotación. La primera está destinada a cubrir daños derivados de la relación entre la empresa y los trabajadores.

Cuando se habla de productos es que protege al cliente frente a los daños que pueda causar el producto. Finalmente, la responsabilidad civil de protección relaciona a los perjuicios que causa la propia actividad profesional de la empresa.

Finalmente, otro bien a asegurar es el local o la nave comercial, mediante un seguro multirriesgo, que es similar a un seguro de hogar y su misión es proteger el local y todo lo que se contiene en él: documentos y bienes.

La contratación de seguros a nivel de empresa no debe ser visto como un freno al avance del proyecto emprendedor, sino como una inversión a futuro, pues con ellos se gana en tranquilidad para hacer frente a posibles indemnizaciones e incidentes en el negocio.

Todo sobre:

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Email and Name is required.